I tre libri della Retorica d’Aristotele, traducidos por Alessandro Piccolomini

,

Durante el Renacimiento, las retóricas -entendido el vocablo como sinónimo de manual- abundaron en diversos reinos y, así, en las estanterías de sus ciudades letradas. Si bien la Retórica de Aristóteles corrió mejor suerte que su Poética (que ni fue comentada por sus contemporáneos ni leída con esmero durante la Edad Media), durante los siglos XV y XVI esta compartió los estantes con otras tantas compuestas en latín.

Esta versión italiana del humanista Alessandro Piccolomini, también autor de unas Anotaciones a la Poética de Aristóteles, fue célebre entre sus contemporáneos. Si bien los siglos XVI y XVII fueron testigos de una especialización de la retórica (las hubo para la composición de epístolas, de sermones, para el desempeño en la corte y en al ámbito jurídico), la de Aristóteles permaneció como una autoridad incuestionable. El aporte de Piccolomini radica tanto en su traducción -que define como paráfrasis– como en los comentarios que hace de la misma.

En el folio 522v del Inventario de bienes del Inca Garcilaso se advierte la presencia de dos obras de Aristóteles: la Dialéctica y la Retórica, que José Durand atribuyó en su estudio de 1948 a la versión de Alessandro Piccolomini. Esta obra valió para el autor de los Comentarios reales tanto como autoridad en materia de composición literaria, como en modelo de traducción.

Complementos
Comentarios

Comments are closed.