La rosa de el Perú, soror Isabel de Santa Maria, de el habito de el Glorioso Patriarca Santo Domingo de Guzman

Fueron muchas las plumas que historiaron la maravillosa vida de Rosa de Santa María. El prototipo de todas estas dignas narraciones es la cultísima obra de Fray Leonardo Hansen, la cual posee numerosas ediciones y traducciones. Esto permitió que distintos autores del hábito dominicano – alrededor del mundo- como Lorenzo Lucchesini (Italia), Andrés Ferrer de Valdecebro (España) y José Manuel Bermúdez (Perú), recopilaran datos, virtudes y hechos providenciales de la beata limense.

No obstante, el verdadero pionero en tratar este asunto fue fray Juan de Vargas Machuca, quien publicó en Sevilla La Rosa del Perú (1659). Lamentablemente, el estilo simbólico o alegorizante de este autor restaron importancia a su obra ante los ojos del público. Asimismo, llama la atención la ingente cantidad de citas clásicas y patrísticas con que Vargas Machuca sustenta tanto los hechos de la vida de Rosa, como sus propias opiniones. Aun cuando esta primigenia vida sagrada se mantiene como una rareza bibliográfica de las prensas sevillanas, su contenido narrativo es el que posteriormente usó Leonardo Hansen para la composición de la suya. La de Vargas Machuca, por su parte, sorprende por su belleza retórica y por las figuras con que teje, a partir del cuerpo de una flor, un edificio hagiológico de la Ciudad de Los Reyes de Lima.

Complementos
Comentarios