Los sonetos y canciones del poeta Francisco Petrarca … traducidos por Henrique Garcés

,

En 1585 circulaba en el Orbe Hispánico, dentro de una extraordinaria novela pastoril, La Galatea, el famoso Canto de Calíope, serie de octavas reales con que Miguel de Cervantes Saavedra celebró a los ingenios del imperio de Felipe II. Ahí, los letrados de América fueron a su vez exaltados:

De un Enrique Garcés, que al piruano

reino enriquece, pues con dulce rima,

con sutil, ingeniosa y fácil mano,

a la más ardua empresa en él dio cima,

pues en dulce español al gran toscano

nuevo lenguaje ha dado y nueva estima,

¿quién será tal que la mayor le quite,

aunque el mesmo Petrarca resucite? (octava 75)

Hasta nuestros días, su traducción se estima como la más lograda en lengua castellana. El tomo fue publicado en Madrid en 1591 junto con dos volúmenes: una traducción de Os Lusíadas de Luys de Camões y un tratado latino de Franceso Patrizi. Garcés había regresado a la sede matritense de sus fatigas mineras en América y publicó al menos una parte de su obra traductológica. Son de especial interés para el estudio, las poesías preliminares de este volumen: Pedro Sarmiento de Gamboa, erudito cosmógrafo, dedica elogiosos versos a su labor de traductor.

Martina Vinatea, en su edición de la Epístola de Amarilis a Belardo, ha estudiado ampliamente la influencia del petrarquismo en la obra de Amarilis: desde temas como “La canción como forma literaria” (pp. 32-35), “Petrarca: el poeta de la canción” (pp. 35-36), “La incorporación y permanencia de la canción petrarquista en la lírica española” (pp. 36-37) hasta “El desarrollo de la canción petrarquista en el Perú” (pp. 37-38). Una adaptación de parte de su estudio puede consultarse en nuestro Glosario de Indias (Petrarquismo en la lírica hispánica).

Vinatea, Martina, Epístola de Amarilis a Belardo, Madrid, Biblioteca Indiana, 2009.
Complementos
Comentarios

Comments are closed.