Paisajes y representación del «pueblo de indios». Un estudio introductorio y seis casos

El «pueblo de indios» fue la organización sociopolítica, religiosa y territorial en que se transformaron los asentamientos indígenas durante el régimen novohispano. Su traza se distribuyó con frecuencia a lo largo de un río y a un lado de los cerros de la sacralidad prehispánica, según se aprecia en las pinturas que los representaron y que eran, a la vez, paisajes, vistas, planos y mapas. Los pueblos de indios fueron fundados en los alrededores de las villas y ciudades de españoles, y también en las vastas serranías de la Nueva España.

En este libro se estudia la representación paisajística y cartográfica de los pueblos de indios. El paisaje no es un espacio neutro; por ello, desde el análisis histórico, geográfico y cartográfico los investigadores han optado por aplicar un enfoque cultural. Este enfoque les permite anotar que un río, un valle o una localidad no significan lo mismo para todas las comunidades que moran o frecuentan esos espacios ni para todos los observadores que representan tales accidentes geográficos. Así, el estudio introductorio de este libro ahonda en reflexiones sobre la compleja relación entre el paisaje como espacio y el paisaje como representación.

Los tres capítulos siguientes analizan materiales y representaciones que datan del período novohispano: la pintura de 1579 de la «Relación Geográfica de Metztitlán» (actual estado de Hidalgo), considerada la pintura de paisaje de tipo europeo más antigua de la que se tenga noticia en esa parte de la Nueva España; la pintura de 1580 de la «Relación de Teozacualco y Amoltepeque», estado de Oaxaca; y el mapa de 1754 de San Francisco Zacualpan, estado de Morelos. Los tres capítulos finales abordan temas del México independiente.

Complementos
Comentarios