Primera y segunda y tercera partes de la historia medicinal de las cosas que se traen de nuestras Indias Occidentales, de Nicolás Monardes

Esta obra del botánico sevillano, Nicolás Monardes, es más conocida como Historia medicinal de las cosas que se traen de nuestras Indias Occidentales. Impresa en Sevilla por Alonso Escribano en 1574, cuenta tanto con tres libros de la susodicha Historia como de otros tratados: Tratado de la piedra bezaar, y dela yerva escuerçonera, Diálogo de las grandezas del hierro, y de sus virtudes medicinales y el Tratado de la nieve, y del beuer frío.

historia-medicinal-de-las-cosas-hierro  historia-medicinal-de-las-cosas-armadillo  historia-medicinal-de-las-cosas-sasafras

La polémica figura de Nicolás Monardes, médico, erudito, comerciante y esclavista, se relaciona con América por diversas vías. Una de ellas es la del comercio de bienes como los metales preciosos y materias primas (algodón, curtiembres); la otra, su afán de conocimiento de las especies del Nuevo Mundo para una posterior aplicación a la medicina. Los puertos del Callao y de Sevilla crearon para este seguidor de la medicina griega y árabe una ruta fabulosa que le granjeó novedades constantes.

Debido a que su obra se tradujo tempranamente al latín y al inglés, gozó de una notable difusión por Europa. Por tanto, es comprensible que gracias a Monarde muchas de las especies americanas, que él mismo cultivaba y aclimataba en su jardín botánico, se hallan conocido y difundido a lo largo de los reinos europeos. Diversas plantas y animales de Nueva España, Centroamérica y el Perú se divulgaron entre científicos y, luego, el gran público.

Como apuntan los comisarios de la muestra que la BNE organizó sobre la Biblioteca del Inca Garcilaso de la Vega, es muy probable que el Inca haya conocido la obra de Menardes a través de la de Acosta (La biblioteca del Inca Garcilaso de la Vega. 1616 – 20016, p.173). Las descripciones botánicas del autor de los Comentarios reales responden más al estilo directo del sevillano que al teológico de Acosta.



Complementos
Comentarios

Comments are closed.