Arte de la lengua aymara

El jesuita Diego de Torres Rubio nació en 1548 en Alcázar de San Juan (Ciudad Real), España y murió el 23 de abril de 1638 en Sucre (Chuquisaca), Bolivia. Era diácono cuando llegó a Lima el 4 de abril de 1578 en la expedición dirigida por el padre José Tiruel. Ordenado sacerdote fue enviado a la doctrina aimara de Juli. Desde 1586 hasta su muerte, trabajó en regiones de la actual Bolivia: vivió en Potosí, La Paz y Chuquisaca (hoy Sucre), donde –además de aprender quechua– ocupó la cátedra de aimara por espacio de treinta años.

Torres Rubio dominó el quechua, el aimara y el guaraní. De todas esas lenguas publicó vocabularios, como el Arte de la lengua aymara con oraciones y un pequeño vocabulario, en Lima en 1616. Según Raúl Porras Barrenechea, los textos de Torres Rubio reflejan «la habilidad didáctica y la sencillez de la experiencia directa. Son brevísimos, sumarios, de una concisión sorprendente, pero certeros y útiles…»; por ello, gozó de popularidad en el siglo XVII y su obra se reeditó en el siglo XVIII en 1701 y 1754.

 

Daphne Cornejo

Proyecto Estudios Indianos

Recursos digitales

Porras Barrenechea, R. (1999). El legado quechua. Lima: Fondo Editorial Universidad Nacional Mayor de San Marcos

Compartir: