Arte y gramática general de la lengua que corre en todo el Reino de Chile

El presente texto es de gran relevancia, puesto que es la primera gramática mapuche que se conoce, redactada en 1606, por el jesuita Luis de Valdivia, quien, tras su ordenación sacerdotal, fue enviado al virreinato del Perú. Por breve tiempo, permaneció en Cuzco y en la doctrina de Juli, la primera de los jesuitas en Indias, para ser después profesor de Filosofía y maestro de novicios en el Colegio de San Pablo de Lima, entre 1591 y 1593.

Se integró en la primera expedición de la Compañía que se dirigió a Chile, al frente de la cual se hallaba el padre Baltasar Piñas. Según el propio Valdivia, lo primero que hicieron él y sus compañeros jesuitas fue aprender la lengua de los indígenas. Así, a partir de este documento se puede rastrear las premisas básicas de la labor misional jesuita, así como los puntos en los que se ponía mayor énfasis.

Con el objetivo de evangelizar a los mapuches y frenar los continuos levantamientos, en Lima ideó y promovió un proyecto para lograr la paz: La guerra defensiva que consistía en fijar una frontera entre los españoles y los mapuches en el río Biobío. Valdivia, por intercesión del virrey Juan de Mendoza y Luna, viajó a Madrid para exponer su tesis ante Felipe III y el Consejo de Indias. Su plan fue aprobado en 1610 y Valdivia fue designado para dirigir la provincia jesuítica de Chile.

Su experiencia en el Reino de Chile le permitió componer esta extensa gramática, que toma como partida el método nebrisense, y un vocabulario mapuche-español de unas 2800 entradas. Esta obra fue reimpresa en Sevilla en 1684 y, en edición facsímil, en 1887, gracias al trabajo del filólogo alemán Julio Platzmann (1832-1902).

Recursos digitales

Biografía de Luis de Valdivia

Compartir: