• Auto de la división de los obispados de Guamanga y Arequipa separados del Cuzco



Ir a Enlace

Compartir:

Auto de la división de los obispados de Guamanga y Arequipa separados del Cuzco

El gobierno del virrey Juan de Mendoza y Luna, marqués de Montesclaros, se caracterizó por una intensa actividad de reforma territorial eclesiástica; por ello, consideró oportuno reunir a todos los prelados en un concilio provincial para establecer pautas comunes de gobierno eclesiástico y respaldó la solicitud del arzobispo Lobo Guerrero en una carta dirigida a Felipe III. La solicitud de un concilio se produjo en pleno proceso de desmembración de arzobispados y obispados, y por la urgencia de hacerle frente a las prácticas idolátricas entre los indígenas.

Este impreso describe los límites de las nuevas iglesias que se crearon y los corregimientos que las conformaron: la Santa Sede aprobó la creación de las diócesis de Trujillo, Arequipa y Huamanga, que se dividieron a partir del arzobispado de Lima y obispado de Quito, y del obispado de Cuzco. El rey Felipe III delegó en Montesclaros la demarcación de los límites y asignación de rentas a las nuevas iglesias. A pesar de estas, el proyecto de un nuevo concilio no prosperó, pero se conformó un sínodo en Lima en 1613.

 

Daphne Cornejo

Proyecto Estudios Indianos

Compartir: