• Auto de la división del obispado de Trujillo separado del arzobispado de los reyes, y del obispado de Quito […]



Ir a Enlace

Compartir:

Auto de la división del obispado de Trujillo separado del arzobispado de los reyes, y del obispado de Quito […]

Este documento, impreso probablemente por Francisco del Canto, se centra en el proceso de creación del obispado de Trujillo que, creado como diócesis por Gregorio XIII, fue constituido por el papa Paulo V. Como se señala, la creación de este obispado fue sugerida por el rey Felipe III y encargada al virrey del Perú Juan de Mendoza y Luna. Francisco Díaz de Cabrera fue el primer obispo que tomó la sede del obispado de Trujillo y fue un agente decisivo durante los primeros años de este territorio eclesiástico.

Para su creación se tomaron territorios que eran parte del arzobispado de Lima y del obispado de Quito. En el documento, se mencionan los lugares que abarcaban dichas jurisdicciones; así como el número de los curas incardinados en estos lugares. La amplitud territorial y la variedad de espacios regiones que abarcaba nos permite intuir que se trataba de un espacio geográfico difícil de administrar.

Esta fuente es una herramienta fundamental para comprender los inicios del proceso de evangelización y difusión de las ideas católicas en el Imperio español y, en particular, de la región comprendida por el obispado de Trujillo. Finalmente, sitúa al lector o investigador en los años previos al fuerte terremoto de 1619 que destruyó toda la ciudad y, consecuentemente, afectó al obispado y al desarrollo de la evangelización.

 

Enrique Urteaga

Proyecto Estudios Indianos

Compartir: