Labyrintho de comercio terrestre y naval donde breve y compendiosamente trata de la mercancía y contratación de tierra y mar

Juan de Hevia Bolaños (Oviedo, España, 1570 – Lima, Perú, 1623), hombre letrado que había llegado al Perú en 1601, publicó en Lima el año 1603 el célebre tratado Curia Philipica. El Labyrintho de comercio terrestre y naval fue tratado como la segunda parte de dicha primera obra y, desde mediados del siglo XVII, ambos textos se han editado conjuntamente. Hay que esperar al siglo XVII para que el Labyrintho sea traducido al latín en Italia.

El trabajo de Hevia, siguiendo el modelo de tratados económicos y comerciales como el de Tomás de Mercado (Tratados y contratos de mercaderes y tratantes, Salamanca, 1569), compuso o compiló tratados que fueron avalados,-como es el caso del presente- por juristas insignes como Juan Solórzano Pereira. Este, autor de la célebre Política indiana, señaló en su censura que la única objeción que presentaba al impreso de Hevia era que su texto, lejos de ser un laberinto confuso, era un volumen compendioso que presentaba con claridad la información sobre el intrincado y vasto comercial transoceánico.

Laberinto era, como se consigna en Autoridades, «cierto género de versos o dicciones, ordenadas y regladas con tal disposición, que se puedan leer de muchos modos, y por qualquiera parte que se eche, se halla passo para la copla, siempre con consonancia, sentencia y sentido perfecto». Entiéndase así el arreglo con que su autor ha dispuesto las diversas noticias sobre mercaderes, bancos, préstamos, ferias y mercados, pesos y medidas, tiendas, fletes, navegantes, prohibiciones.

 

Jean Christian Egoavil

Proyecto Estudios Indianos

Compartir: