Sermón que el muy reverendo Padre Fray Pedro Gutiérrez Flórez

Este sermón salió de las prensas de Antonio Ricardo en 1605 por el deseo que tenían los fieles de acceder a su texto impreso y más aún, debido a la importancia que tenía el virrey como cristiano y defensor de la fe. Según Cristina Florez, la autorización otorgada por el virrey para la publicación de la obra reconocía que no había la necesidad de que el sermón fuera visto o examinado por otra persona, y que la corrección debía hacerla el mismo predicador, lo que es clara muestra de la confianza en su ortodoxia, atestiguada además por su cargo de Calificador del Santo Oficio.

Pedro Gutiérrez Flórez conocía muy bien las fuentes bíblicas y patrísticas, así como los autores de los siglos XVI y XVII, y supo hacer muy buen uso de ellas como apoyos para sus explicaciones como el uso de símbolos para referirse a la iglesia, tales como la columna, el hacha y la palma para relacionarla con la verdad, la persecución y la imposibilidad de vencerla. Además, utilizó en su redacción gran número de citas en latín, que fueron traducidas inmediatamente al castellano. El objetivo de este sermón, predicado en el Auto de Fe en Lima en 1605, fue impactar a los fieles y fomentar en ellos el espíritu de unidad, conocer las verdades de la fe y señalar las herejías.

 

Recursos digitales

Florez, Cristina  (2010). El sermón en el Perú de los Austrias y su relación con la génesis del Estado moderno. Investigaciones Sociales, 14(25), 71 – 87

 

Compartir: