Tres pareceres graves en derecho

Este texto fue compuesto por Fray Miguel Agia, célebre teólogo y canonista y lector de las mismas materias en el studium franciscano de Lima.  Según consta en el largo subtítulo del texto, el padre Agia redacta este documento para sumar su erudición eclesiástica y teológica al debate que se había suscitado con la publicación de la Cédula Real del 24 de noviembre del año 1601 en Valladolid, cuyo tema central giraba en torno al servicio personal y a los repartimientos de indios en los Reinos del Perú. Dicho párrafo reza de la siguiente manera: “Sobre la verdadera inteligencia, declaración, justificación de una Cédula Real de su magestad, su fecha en Valladolid en veynte y quatro de nouiembre del año pasado de seycientos y uno, que trata del seruicio personal y repartimientos de indios, que se usan dar en los Reynos del Piru, Nueva España, Tierra Firme y otras Prouincias de las Indias para el seruicio de la Republica y asientos de Minas, de oros, plata y azogue”.

Cuando Agia expone sus pareceres «sobre la verdadera inteligencia», pone de manifiesto su aproximación realista a la realidad americana. Se trata de una obra que, como en el caso de escritos de jurisprudencia indiana, busca preservar la salud de los naturales, sobre todo en lo que toca a su dignidad. No es casual, entonces, que la hermenéutica empleada por el padre Agia desde la perspectiva franciscana haya sido no solo del agrado del virrey, sino de utilidad para los Reinos del Perú: “y en quanto a las conclusiones y cosas de derecho que trata me parece auerlas resuelto doctamente y con mucha curiosidad y diligencia y por ser en materia tan extraordinarias y en que con tan buen juyzio y ponderacion toca tantas y tan importante cosas del estado y buen gobierno de las Indias”.

 

Jean Christian Egoavil

Proyecto Estudios Indianos

 

Recursos digitales

Edición y estudio preliminar de F. Javier de Ayala

Compartir: